No se puede decir que nuestra regulación apoye a los pequeños empresarios

En mi entrada de Capitalibre de este mes hago un breve análisis de la Nota 1/2012 de la AEAT. La verdad es que mi especialización no es la fiscalidad pero a veces me consultan sobre el particular y, en concreto, esta vez me solicitaron mi opinión sobre la antedicha nota. La leí y no podía dar crédito. En un momento en el que en lo poco que estamos de acuerdo todos los economistas es en que hay que promover la creación de empleo, el poner piedras en el camino no es, desde mi punto de vista, una buena idea.

La nota trata de aclarar cómo es la fiscalidad de los socios trabajadores de una empresa. No es que la nota imponga nuevas obligaciones a dichos socios sino que sólo aclara cómo la Agencia Tributaria entiende las normas existentes sobre esa fiscalidad. Y creo que trae buenas noticias. Parece que nos interese que en España montar una empresa para trabajar en ella sea un camino esforzado en el que, a las dificultades propias de cualquier negocio, haya que sumarle obligaciones que compliquen todavía más la cosa. Parece, insisto, que en España interesa que todo el trabajo lo sea por cuenta ajena, lo cual considero que es un error mayúsculo en un momento en el que incluso las grandes empresas tienen cada vez más libertad para hacer y deshacer sus plantillas como consideren oportuno.

Lo dicho: si usted es empresario, o profesional, o emprendedor, y tiene o está pensando en tener una empresa, debería prestar mucha atención a lo que la Nota 1/2012 establece. Y si lo considera oportuno debería echar un vistazo a la entrada vinculada al principio de este post.

Advertisements